Cumpleaños brillante 25 de julio.

Creo que voy a buscar algo brillante para poner en mi mesa.

El día 25 de julio era el cumpleaños de mi padre y se celebraba en las vacaciones de invierno durante los primeros años que habité latitudes tropicales en Río. Entonces mi madre, emigrante en la ciudad maravillosa, nos contaba con mucha solemnidad la coincidencia del día del Patrón de España, que por lo visto era muy importante y allí se celebraba a lo grande. A mi lo de “patrón” me sonaba contundente a patriota patria con tambores sonando aunque luego descubrí que a veces, también suenan tremendos truenos con tremebundas trombas de tormenta.

Mi padre nos contaba, año tras año, que en realidad había nacido la noche del 24 aunque figurara el día 25 en su partida de nacimiento y así me trasladaba de golpe a la mística navidad con su víspera de nochebuena y muchas bolas brillantes, lo que era algo mucho más mágico que el patrón y sus tambores.

Bueno, como también sigue diciendo mi madre: “que te vaya bonito”.