Y no son las rosas blancas. Pequeño formato ANGELA GAVILAN